Cuando nada sale de nuestra cabeza

ENBLANCO-300x248
– ¿Que estas haciendo?
– No me molestes, estoy escribiendo un guion
– ¿Y de que se trata?
– No sé, no vez que todavia no empecé

Esta pequeña escena dialogada puede que les resulte común si alguna vez intentaron escribir un guion ya sea para cine o para televisión. Sentarse horas frente al papel, para los más viejos, o pantalla para los más jóvenes y no poder sacar nada en limpio, ni siquiera INT. DORMITORIO CASA DE PEDRO – NOCHE. Frustrante ¿verdad? Todo nos molesta, todo nos distrae, todo nos incomoda, todo a nuestro alrededor parece estar conspirando en nuestra contra. Estamos odiosos, molestos, irascibles, agresivos y a la defensiva. Cualquier excusa es buena para expiar nuestra incapacidad creativa.
-¡Viste, por tu culpa, ahora se me fue la idea!
Como si esa idea tuviera alas y echó a volar por si sola para nunca más regresar.
A veces hasta la liga el perro o el gato
-¡Perro de mierda, justo ahora se te ocurre ponerte a ladrar! No te das cuenta que estaba a punto de encontrar el conflicto!
Como si fuera en el juego de la búsqueda del tesoro, el conflicto permanece oculto y no quiere darnos pistas para que lo encontremos. Mientras, el perro nos mira con cara de “yo no mastique tu ojota, fue la gata”

En fin, empezar a escribir un guión es un verdadero “rompe cocos” y una suerte de terapia de shock para algunos, que enfundados en la gallarda decision de escribir, se lanzan a la aventura cual Don Quijote contra molinos de viento, con la esperanza de llegar al final de la página 90 sin los “cable pelados”, separado de nuestra compañera o compañero y enemistado con uno mismo.

Para evitar que la mascota, los amigos, la pareja y quien se cruce por el camino carguen con toda la responsabilidad de nuestras momentáneas lagunas mentales, he ideado unos 10 “tips” que quizá pueden ayudarlos a no quedar como los malos de la película y a vencer la adversidad que provoca estar estancado.
BLANCO

1) Tómese las cosas con calma. Si no sale hoy saldrá mañana. La inspiración no es de todos los días y suele ser bastante perversa con los escritores. Es capaz de aparecer en el momento menos indicado, justo cuando estamos viajando en colectivo, en auto o entrado a darnos una merecida ducha, en esos momentos en que la lapicera y el papel parecen estar a miles de kilómetros de distancia. Paciencia, no es al único que le sucede.

2) Levántese de la silla y de un par de vueltas por su casa. Salga a caminar al jardín, patio o calle. Esto le ayudará a frenar el loco impulso de querer romper la computadora o los pocos papeles que ha escrito, esto también evitará enfrentarse con su esposa, esposo o mascota y echarle la culpa.

3) Medite sobre lo que está haciendo, trate de pensar ordenadamente, repasando todos los puntos oscuros de la historia. Busque ejemplos en situaciones de la vida real, a veces la mejor solución está en lo cotidiano.

4) Cuéntele la historia a un conocido o conocida, ya sea por teléfono o personalmente y escuche atentamente todo lo que él o ella le dice. Quizá tengan la pieza que le está faltando.

5) Verbalice todo lo que le venga a la mente, no importa si suena algo desordenado en un principio, el cerebro es sabio y en algún momento el caos buscará encontrar un orden. Si puede utilizar cualquier medio de grabación sería ideal.

6) Haga mapas mentales utilizando un lápiz y papel y ligue a los personajes con la trama principal, sub tramas, ideas, situaciones, acciones, etc. Este ejercicio es sumamente útil para saber dónde está parado.

7) Deténgase a escuchar los sonidos de la naturaleza en el caso que este en un lugar alejado del ruido. Si no es así ponga una música agradable y envuélvase en su melodía. La buena música ayuda a equilibrar nuestras energías y a mejorar la creatividad.

8) Lea el fragmento de un libro, revista o artículo, esto lo sacará por unos instantes de la maraña creativa y le puede dar ideas para su historia.

9) Regrese a su lugar de trabajo con todo lo recogido.

10) Ordene todo en un borrador y comience darle forma su historia.

Bueno, espero que estos pequeños consejos les sean útiles y recuerden que por más que uno machaque y machaque, las ideas necesitan de un tiempo de maduración para florecer de la mejor manera.

Publicado en Administración | 1 comentario

El espectador, nuestro primer colaborador

Espectadores
Cuantas veces vamos al cine o vemos una película por Internet y terminamos pensando que algo no anduvo bien, que muchos de los hechos que se sucedieron en la trama no terminaron de la mejor manera o no respondieron a nuestras expectativas de espectador. Esta cuestión, que parece ser una nimiedad a la cual estamos cada vez más acostumbrados, deviene de un problema conceptual en la construcción del guión.

No siempre cuando se empieza a escribir se tiene en cuenta o se piensa en el receptor como un binomio autoral, como un colaborador que nos ayude en la redacción. Generalmente el espectador es una masa con amplia diversidad cultural, social, intelectual, moral, que sabemos está allí y que entendemos como una referencia, incluso como una regla de medición de ciertos estándares, pero que no incorporamos a la hora de sentarnos en la pc a escribir. ¿Por qué sucede este distanciamiento? ¿Por qué a sabiendas de que en definitiva uno debe escribir para un público disfrazado en una multitud que paga su entrada para ver nuestra película no lo tenemos del todo en cuenta?

Algunos dirán así como hay libros para todos los gustos, también hay cine para todos los gustos, y esto de hacer una película que deje conforme a todos es imposible. Y es correcto. Ahora lo que no es correcto es que si yo hago un filme de los hoy denominados “pochocleros”, no les de pochoclos, o que si hago una obra con intenciones vanguardistas me quede a mitad de camino entre el vanguardismo y lo popular.

El público, a pesar de su masificación y diversidad no come vidrio y si lo come es porque le gusta, no porque se lo quieran imponer. La proliferación de las nuevas tecnologías que han promovido el concepto de inmediatez y de accesibilidad, le ha dado un plus al espectador. Hoy es mas difícil engañarlo que años atrás donde el cine se veía en una sala oscura y no había otra manera de hacerlo. Los nuevos tiempos traen aparejados grandes avances en cuanto a tecnología se refiere, pero también mayores desafíos para quienes trabajan con la comunicación. El cine es comunicar algo y ese algo empieza por el guión.

Más arriba hacía la pregunta de porqué muchas veces no se tiene en cuenta al público cuando escribimos una historia audiovisual. La respuesta, está en que la mayoría escribe sus guiones desde la omnisciencia de todo creador, desde la soberbia que el sentirse un artista provoca. Y ahí está el error. Los guionistas somos creativos, somos artistas, pero no vivimos del arte “per se” vivimos de un público que nos mira, que nos sigue, que nos apoya y paga por ver lo que hacemos, por eso nos debemos a ellos y tenemos que imaginarlos como nuestros colaboradores autorales al momento de ponernos a escribir.

Publicado en Administración | Deja un comentario

Tiras Brasileras versus tiras Argentinas

Irreconciliables deferencias

Mis amigos de siempre
La sinceridad suele ser una de mis mejores virtudes, algo que reconozco como valioso, pero que en muchas ocasiones me ha traído más que un problema. A veces, ser sincero no resulta políticamente correcto y lo que uno creía era una virtud indiscutible, termina convirtiéndose en el peor enemigo.

Pero, bueno, como soy tozudo y aún sigo sosteniendo que decir las cosas de forma sincera, es mejor que andar mintiendo o escondiendo la verdad, es que voy a empezar este texto con una particular sinceridad:

La tiras diarias en Argentina es lo peor que existe en redacción de guiones para TV.
Si, sin ninguna dudas, escribir una tira diaria es un verdadero dolor en la zona genital.

¿Cuál es la razón para que afirme de forma tan abierta y descarada que esto es así?
Dos razones: Una, el excesivo tiempo que lleva una tira diaria en nuestro país. Dos, los productores de este tipo de programas de ficción junto con la gerencia de programación del canal emisor. Veamos esto con algunos ejemplos.
Avda Brasil

La gran mayoría de consumidores de telenovelas diarias están atrapados por Avenida Brasil. ¿Qué sucede con esa tira para que sea tan exitosa? Muy simple, las dos razones que nombre más arriba como los principales problemas de las tiras televisivas argentinas no aparecen en las producciones de la Tv Brasilera. Son novelas generalmente más cortas y los productores interfieren, pero hasta un cierto límite, permitiendo así que los autores puedan mantener su idea original de punta a punta.

Vamos ahora Mis amigos de siempre. Fue vendida como una comedia al estilo Graduados y hoy se convirtió en un drama con ribetes policiales que incluyen mafiosos Colombianos y trafico de droga. ¿Que paso? muchas cosas. Actrices que no terminaron su contrato, caso Soledad Silveyra y Claribel Medina. Una historia que fue perdiendo el sustento a lo largo del tiempo y mucha mano por parte de Adrián Suar, productor del ciclo, para revolver el guiso. Resultado un verdadero “pastiche”.

Como ejemplo basta esto, y los seguidores de la nueva tira de Polka no lo van a desmentir. De un día para el otro dos de los personajes, Simón (Nicolás Cabré) y Julián (Gonzalo Heredia) se convierten en policías, si así como lo cuento, de la nada, sin una cronología lógica de los hechos y de la caracterización de los personajes. Y si algo le faltaba el personaje de Cholo (Osvaldo Laport) resulta que era un policía encubierto y ahora los dos trabajan para él. Increíble.

Como podemos ver, escribir una tira diaria en Argentina es realmente desgastante, denigrante para la profesión de autor, quienes, atrapados en contratos que habilitan al productor a meter mano en la historia si la cosa no viene bien de rating, se ven imposibilitados de llevar adelante su idea argumental. ¿Por qué creen que apareció un mafioso Colombiano en la historia? Y si, el narcotráfico en Argentina esta instalado como tema en la sociedad y es un reaseguro de posible aumento en la audiencia.

Por otro lado, esa estúpida idea que una tira tiene que durar todo un año, hace que las situaciones se caigan por su propio peso y que los actores no puedan terminar de la mejor manera su personaje y entonces haya que modificar los guiones una vez mas. En definitiva todo termina en una especie de Frankenstein, hecho con pedazos que van juntando de diferentes lados.

Esa es la gran diferencia entre los productores de novelas y tiras de Brasil y los de Argentina.

Les dejo el link de la productora polka con la sinopsis de la tira para que vean cual iba a ser su historia central.

http://www.pol-ka.com.ar/series/mis-amigos-de-siempre.html

Publicado en Administración | Deja un comentario

Camino al guión

guion premisa
Escribir un guion, ya sea de cine o televisión, no resulta una tarea fácil.Es un proceso complejo, arduo y metódico que requiere de una gran concentración por parte del autor.
Cuando se empiezan a esbozar las primeras ideas, imágenes o personajes comienzan a aparecer también los primeros problemas, los cuales hay que resolver de inmediato.

El primer escollo con el que se enfrenta un guionista es determinar qué es lo que realmente quiere contar y hacia dónde quiere que ir con su historia. La mayoría de las veces, se comienza con fragmentos, frases sueltas, datos inconexos, personajes apenas delineados y todavía no se tiene una idea clara de la historia. Es la típica frase “tengo todo en mi cabeza” El problema es que cuando vamos a la página en blanco del procesador de textos, eso que creíamos que teníamos perfectamente ordenado en la cabeza se vuelve enmarañado y confuso. Nada de lo que pensamos aparece como posible, nada de lo que imaginamos encaja. ¿Qué hacer ahora? Lo mejor es rebobinar. Barajar y dar de nuevo. Volver a foja cero.Esto que parece un inaceptable retroceso, es lo mejor que un guionista puede hacer para que su trabajo resulte exitoso.

¿Qué implica este empezar de nuevo? Varias cuestiones. En primer lugar darle un respiro a nuestro cerebro para que trabaje más eficazmente cuando lo volvamos a exigir. En este momento la más poderosa computadora jamas creada esta colapsada de información y no responde a ningún tipo de orden, necesita ponerse en “stand by” para reformular los datos almacenados, establecer nuevas conexiones y flexibilizar así el proceso creativo.

En segundo lugar, y una vez que ya ha descansado nuestro cerebro, hay que empezar a reordenar el caos. ¿Cómo? Intentando armar la historia, y cuando digo armar me estoy refiriendo a plasmar en el papel o pantalla de la compu, de qué va nuestro guión y futura película o serie de TV. Es decir, narrar.
Cuando se está frente esta encrucijada inicial, es donde más libres nos debemos sentir, donde menos encorsetados por los prejuicios tenemos que estar. Es importante entender que es aquí, en esta primera etapa de la redacción, donde se va a plasmar nuestra idea, donde se le va a dar vida a nuestra historia, por lo tanto es el tiempo donde menos presionados debemos estar y más abiertos y receptivos a cualquier estímulo externo que pueda contribuir con nuestro proceso creativo.

Lo que sugiero para esta parte del proceso es escribir lo que nos surja, pero no cualquier cosa, no datos inconexos, esos ya los teníamos, lo que necesitamos ahora es rellenar los huecos, “atar los cabos sueltos”, como se dice vulgarmente, por eso es bueno empezar a escribir lo que nos venga a la cabeza pero teniendo un rumbo y un objetivo final bien delineados. Recuerden esto: “Sin rumbo claro y sin objetivo, lo mas probable es que nos terminemos perdiendo en la nebulosa de la trama”
Seguramente, este proceso nos llevará algunas horas, incluso días, dependiendo de nuestro estado mental.

Imaginemos que ya está terminada nuestra historia ¿qué sigue?. Lo que hay que hacer ahora es la lectura del material, leerlo, re leerlo varias veces, pero no con ojos de autor o de realizador, sino con los ojos del espectador. Aquí hay que intentar ponerse del otro lado y pensar que lo que escribimos es lo que estamos viendo en un cine o en la TV. Y entonces surgen una serie de preguntas inevitables. ¿Iría al cine a ver este filme? ¿Podría seguir la historia de esta novela a lo largo de varios capítulos? ¿Los personajes son creíbles? ¿Me atrapó de entrada? ¿Me aburrió? ¿El final es realmente interesante? Las preguntas pueden ser más, lo que importa es que empiecen a responder a las mínimas necesidades de los espectadores, quienes en definitiva van a ser quienes van a elegir nuestro producto.

Respondidas esas preguntas, vendrá la etapa de corrección y ajustes, de cambios y reformas, todo muy engorroso pero sumamente necesario. En la próxima entrega más sobre el proceso creativo.

Publicado en Administración | Deja un comentario

La biblia televisiva

Esta galería contiene 3 fotos.

El alma de cualquier buena historia En televisión es muy común escuchar la palabra biblia, pero la mayoría nos sabe a ciencia cierta que es realmente. Intentare despejar algunas dudas y dar algunos conceptos que clarifiquen las cosas. Lo que … Sigue leyendo

Más galerías | 24 comentarios

El guionista de humor

Ver la realidad desde otra perspectiva
Dios TV

No soy un humorista, si un guionista de humor. Son dos cosas completamente distintas. Para ser humorista se necesitan histrionismo, presencia escénica, verborragia, feeling con el público y algún que otro condimento que me estoy olvidando. Para ser un guionista de humor solo se necesita una computadora con un procesador de texto o en su defecto papel y lapicera y sentido del humor. Solo eso. El humor no es otra cosa que ver la realidad desde otra perspectiva. El guionista de humor es un agudo observador que re interpreta los hechos de la sociedad y los expone, primero frente sí mismo y luego frente al televidente. El humor no se aprende, es un estado perceptivo, ser un buen humorista sí, necesita entrenamiento, práctica, disciplina.

Mientras que el humorista debe lidiar día a día con una platea y esforzarse cada vez más en mejorar su perfomance, el guionista de humor solo debe concentrarse en lo que está escribiendo encerrado en su cubículo de trabajo. El margen de error es menor en relación al humorista, solo es necesario entender lo que significa escribir en clave de humor. Una vez que se encontró la llave, las cosas se alivianan y redactar guiones con contenido humorístico pasa a ser espontáneo.

Si hay algo que aprendí luego de guionar para “El show de videomatch” y “Bendita TV”
es que el humor es parte de uno, está ahí dormido, aletargado por las erróneas formas que tenemos de apropiarnos de la realidad. Escribir con humor es un poco como el pensamiento lateral, esa forma de ver y entender el mundo desde el otro lado. Claro, me olvide de algo, no todos tienen esa sensibilidad y pueden encontrar el camino rápidamente, solo es cuestión de tiempo, el humor los está esperando, anímense, prueben, quizá con la reiteración en la práctica, se vuelvan adictos.

Publicado en Administración | 4 comentarios

Como escribir para un reality

Consejos y experiencias sobre la escritura en un reality

el-conquistador-de-fin-del-mundo-700x400_0

Cuando uno decide que va a dedicarse a escribir para televisión debe saber que no solo existe la ficción. Dentro del espectro, los trabajos que puede hacer uno como guionista de televisión son variados y hay que tratar de no desaprovecharlos cuando se les presenta la oportunidad. Una de esas posibilidades es ser un guionista de realitys. Este relativamente nuevo formato, implica una forma de abordaje totalmente distinta a la tradicional de escribir, pues abarca varios aspectos y metodologías de trabajo que la mayoría no conoce o no está acostumbrado a utilizar. En primer lugar hay que saber que por más que el género sea reality, palabra del vocablo inglés que deviene en realidad, estos programas siempre tienen un guión y por ende un guionista o equipo de guionistas que trabaja en las sombras para que el proyecto tenga los resultados esperados por la productora y el canal. Nada esta librado al azar, las interacciones de los integrantes del grupo no son producto de una suerte de relaciones humanas espontáneas, sino de un trabajo minucioso que incluye, además de guionistas, psicólogos y sociólogos, quienes en conjunto, elaboran las mejores estrategias argumentales para la obtención de los objetivos trazados con anterioridad. Desde la elección de los participantes, fundamental para un mejor rendimiento, hasta la diagramación de las principales tramas, son algunas de las destrezas con las que los que hacen un programa de reality cuentan.

¿Pero cómo se guiona un reality? No es simple, no es agradable, no es demasiado artístico, no sea quizá entretenido y posiblemente sea muy tedioso. En mi carrera como guionista he guionado para un solo reality que fue “El conquistador del fin del mundo” programa producido por Promofilms y que no se emitió por ningún canal de Argentina, solo se vio en otros países de Latinoamérica, estoy hablando de la primera temporada, porque las siguientes si se emitieron por canal 13. La verdad, si bien fue una experiencia enriquecedora para mi carrera profesional, no fue muy agradable. Era mi primera vez, no tenía idea de como se hacía y cargaba con la presión de cumplir con el trabajo para el cual me habían contratado.

En el programa participaban 4 países, México, Ecuador, Brasil y Chile y consistía en una competencia en equipo con eliminación y con todo tipo de destrezas que incluían Raffting, Tracking, Bicicleta, Rappel entre otros y cuyo objetivo final era conquistar el faro del fin del mundo ubicado en la Isla de los Estados en la provincia de Tierra del Fuego.

Los equipos de guionistas estaban divididos por países y a su vez por programas de una hora y programas de media hora. El programa de una hora era el principal, y se emitía en cada país en horario central los días domingos y los programas de media hora eran un resumen de lo acontecido durante toda la semana y salían al aire entre semana. A su vez cada autor, tanto los de hora como los de media, tenían uno o dos asistentes de guión. Yo estaba como guionista de media hora para Ecuador.

El trabajo era el siguiente, utilizando un televisor, una videocasetera VHS y auriculares debíamos ver todo el material y armar en papel un guión de edición, que consistía en elegir las mejores tomas, marcando los puntos de inicio y finalización de acuerdo al time code. Así como lo cuento parece simple ¿no? Pues no era para nada simple, porque ese orden de tomas debía tener una estructura dramática que respondiera, primero a un resumen de lo mejor de la semana y segundo que generara el interés y la tensión necesarios para mantener al espectador durante media hora frente a la TV.
Lo primero que había que hacer era ver varias horas de material en bruto, buscar cuales eran los puntos de conflicto más importantes entre los participantes y luego ver quienes habían quedado eliminado y cuáles habían sido las competencias de esa semana y finalmente elegir las mejores tomas. Como ven nada fácil.

Por suerte, las cosas se me dieron muy bien y pude adaptarme rápidamente a las exigencias de escribir un reality, gracias a la ayuda de excelentes profesionales del guión como Susana Cardozo y Fernando Collazo entre otros, que me ayudaron mucho, en especial el primer día, el mas difícil de todos.

Es importante que entiendan, que si quieren escribir para televisión van a tener que tomar todo tipo de trabajo que se les presente y que puede ser que tengan que escribir para un reality, estén preparados, anímense, no se asusten que todo se aprende en la vida y aunque no sea una tarea agradable y pueda resultarles aburrida, es parte de su práctica y experiencia profesional por la que deben pasar si quieren triunfar en este ambiente.

Publicado en Administración | 14 comentarios

Los personajes secundarios

Un verdadero problema

Telenovelas1Los personajes secundarios de una historia para televisión en formato tira diaria suelen ser un verdadero problema y cuando digo problema lo estoy diciendo muy en serio. ¿Por que estoy afirmando tal cosa? Porque llega un momento en que uno, me estoy refiriendo al autor, no sabe qué hacer con ellos. Para ponerlo más claro, supongamos que en mi historia tengo 2 personajes centrales, los cuales en algún momento cruzaron sus vidas. A su vez, estos dos personajes principales tienen sus respectivas parejas (secundarios). La trama comienza a crecer alrededor de los protagonistas y los secundarios empiezan a verse afectados. Sus participaciones son cada vez más escasas, y sus problemas dejan de interesar al público que ya se enganchó con la relación de “Chucho” y “Pepita” (protagónicos)

Entonces empiezan los problemas para los guionistas que tienen que utilizar todo su arsenal creativo para darles un lugar que funcione dentro la historia. ¿Qué hacer con ellos? Lo más simple es eliminarlos de la tira. Los argumentos más comunes son: 1) Muerte y 2) Viaje lejos, si es fuera del país mejor. Como vemos, algo sencillo, en un par de capítulos nuestro secundario molesto e incómodo voló de un plumazo. Pero esto trae aparejado algunas contras. 1) Resolución muy básica, obvia y recontra vista. 2) El actor debe abandonar el proyecto y por ende pierde su trabajo.Esto último no solo es un inconveniente para el actor, también lo es para el autor que sabe que con sus accionar creativo la persona queda desempleada.

¿Y ahora qué hacemos con estos dos?

Pero algo hay que hacer, “Juancito” ya no rinde como al principio y a “Susanita” ya no le da bola nadie. A usar el cerebro. Reunión de creativos y a empezar a buscar alguna solución que deje conformes a los televidentes, a los productores, a los actores y a los autores. ¡En qué lío nos metimos! Y si, nos metimos en un lindo baile, porque encontrarles un lugar dentro de la historia y que funcione no es tarea fácil.
Telenovelas
En un alarde de extrema creatividad empiezan a surgir las tramas paralelas. Juancito, que antes era la pareja de Pepita, ahora se dedica a vender merca (buena subtrama) y Susanita, que antes era la pareja de Chucho y como la dejo por Pepita está en la lona y entonces ahora se dedica a caminar la calle (otra buena subtrama) Pero… ¿cuanto aguantan argumentalmente? ¿Cuán válidas son sus nuevas historias? ¿Interesan realmente? ¿Qué porcentaje de participación deben tener? ¿Cuánto tiempo debo mantenerlos dentro de la historia? Lamentablemente estas son preguntas que no tienen una respuesta, o mejor dicho la respuesta está en cada uno, en la creatividad que le pongan a la resolución del problema y en las necesidades propias de la historia central, que quiero decir con esto, que el ojo nuestro como autor debe estar puesto en Chucho y Pepita. Si las nuevas historias de Juancito y Susanita suman y apoyan a la de los protagonistas vamos para adelante, hasta que se nos quemen las naves y el público nos suelte la mano y los productores nos digan: “Qué te parece si lo dos se juntan y hacen un viajecito por el mundo”

Publicado en Administración | 2 comentarios

Tomar riesgos

Ser un guionista implica tomar riesgos, que pueden salir bien o mal. Cuando uno escribe, y en especial para televisión, las modificaciones por las que va pasando la trama y las transformaciones que deben afrontar los personajes son muchas y variadas. Uno debe lidiar día a día con infinidad de inconvenientes que se van presentando y que afectan el normal desarrollo de la historia. Actores que se van de gira y deben desaparecer por un tiempo, mediciones que no son las esperadas por parte de la productora y el canal, problemas contractuales, necesidad de cambios en los lineamientos generales de la historia y otros tipos de problemas, son los que en alguna medida, nos obligan a tomar riesgos, a enfrentarnos al dilema de si voy por acá o voy por allá. Esta urgencia en solucionar los los problemas hace que muchas veces erramos el camino y nos desviamos hacia terrenos pantanosos que terminan por embarrar la idea principal y pueden llevar al espectador al desconcierto o al aburrimiento por medio de la reiteración de situaciones.

Solamente vos

Un caso para destacar es el que se esta dando ahora con la tira diaria “Solamente vos” de la productora Polka. Hasta un poco antes de mitad de año la novela venía fantástica, esa relación idílica entre Juan Cousteau (Adrián Suar) y Aurora Andrés (Natalia Oreiro), era lo que mantenía el interés del espectador, había “sex apped”, tensión sexual no resuelta. Fórmula garantizada para el éxito. Pero, por esas cosas que implican tomar decisiones, muchas veces a las apuradas, se optó por la idea de que Aurora deje plantado a su novio Félix (Juan Minujín) en el altar el día de su boda y se vaya con Juan a pasar un ardiente fin de semana en una cabaña en el el Tigre. Fin de todo. La situación dramática que mantenía el interés del espectador se acabó. Juan y Aurora ya no podía coquetear más, habían cruzado la delgada línea de lo imposible, ya no gozaban más el sabor de lo prohibido. Ahora la historia pedía ir para otro lado. Un riesgo enorme. Cambiar drásticamente algo que venía funcionado muy bien no tenía muchas opciones. Y ahí vino el desbarajuste, la historia entró en un sin fin de idas y vueltas y en una serie de reiteraciones que lo único que hicieron fue lograr mantenerla en el tiempo y en un rating similar. Nuevos personajes, nuevas sub. tramas se fueron sumando sin aportar demasiado y sin poder llenar el vacío que se dejó cuando Juan y Aurora rompieron el pacto de amarse en secreto.

Como vemos tomar decisiones no es fácil, los guionista de la serie Mario Segade, Marta Betoldi, Daniel Cúparo, Lily Ann Martin y sus colaboradores, excelentes todos, seguramente vieron que mantener esa tensión sexual, ese amor prohibido durante una temporada tampoco iba a ser sostenible y optaron por el camino de blanquear la situación. No siempre las cosas salen como uno lo espera o lo imagina.
Igualmente la tira sigue manteniendo un alto rating y eso es muy bueno, porque significa que a pesar de las adversidades y de haber errado en las decisiones, el espíritu y la frescura original se mantienen intactos.

Para cerrar les digo que se animen, que tomen decisiones y asuman los riesgos, aunque sean equivocados, eso significa que están vivos y que tienen todavía innata la capacidad de crear historias y personajes.

Publicado en Administración | Deja un comentario

Día del autor

LA PRIMERA VEZ

sHOW MATCH

Quiero aprovechar que hoy es el día del autor para expresarme, no como docente en guion, sino como escritor de televisión. Generalmente, la mayoría de mis escritos versan alrededor de las cuestiones ligadas a cómo escribir para Cine o para Tv y la referencia sobre distintos autores que han hecho de la profesión y la enseñanza un medio de vida a través de sus distintos libros, es un tema que ya está más que visto por quienes nos dedicamos a escribir o a enseñar guión. Por eso, hoy quiero hablar sobre eso que casi nunca se ve en los manuales de guión y que tiene que ver con contar un poco algunas experiencias personales, anécdotas y que en definitiva hacen a nuestra profesión.

Mi carrera como autor estuvo siempre orientada hacia la ficción. La necesidad de contar historias ha sido una constante en mí vida. Desde los 12 años o antes, que escribo y que imagino personajes, hechos, situaciones, antes en forma de cuentos, poemas y algunas novelas inconclusas y ahora, más afianzado en la redacción de guiones. Pero por esas cosas que tiene esta profesión mi relación de autor televisivo no fue por el lado de la ficción, fue por el camino menos pensado, aquel que jamás me hubiera imaginado.

El primer contacto que tuve con la televisión fue en 1998 a través de Claudio Villarruel, cuando era productor ejecutivo de “El show de Videomatch”. Recuerdo que en aquella entrevista en Telefé , en la pequeña oficina que tenía arriba, detrás de los camerines, Claudio fue muy concreto. Luego de que yo hiciera un descomunal esfuerzo en mi presentación diciéndole quien era, de dónde venía y que era lo que quería, él solo esperó a que terminara y me dijo: ¿Ves Buenos vecinos? Si – le dije algo asombrado. Bueno, escribime una parodia sobre el programa y traemela mañana, si me gusta, quedas. Eso fue todo.

¿Cómo iba yo a escribir una parodia sobre “Buenos vecinos”? Jamás había trabajado el género, no tenía idea de cómo lo iba a hacer, pero sabía que era una importante oportunidad para mí. Sea como sea, tenía que llevarle lo que él me había pedido.

Así fue, me senté en casa, papel en mano y empecé a imaginar situaciones cuyo eje central estuviera por el lado del humor absurdo, tan característico del programa en esa época. Unas horas después tenía un breve guión parodiando a la telecomedia que producía Marcelo Tinelli. No sabía si le iba a gustar, si estaba bien o si era una verdadera basura. Con el pequeño guión bajo el brazo me presente al otro día. Claudio lo leyó, y sin darme una ninguna opinión de lo que había escrito me dijo: Está bien, quedas. Así de simple como lo cuento, así de rápido, así de mágico, fue mi ingreso en la televisión.

Esto que acabo de contar, sirve como una reflexión para aquellos que quizá están empezando y que muchas veces no se animan a hacer cosas por miedo, por desconocimiento o porque creen que no lo van a poder lograr. Yo no conocía absolutamente nada de escribir parodias, es más, ni siquiera sabía que tenía cierto potencial para escribir humor. Simplemente fueron las ganas de estar allí, de ingresar al medio, las que me dieron ese coraje para lanzarme a la pileta sin saber si iba a poder flotar. Por suerte, el instinto de supervivencia fue más fuerte y nade, muchas veces dando manotazos de ahogado, pero siempre con la cabeza fuera del agua y lo hice durante dos años, escribiendo la mayoría de los guiones del genial Miguel Ángel Rodríguez.

Publicado en Administración | Deja un comentario