Roger Deakins CBE BSC ASC, DF de The Goldfinch (El jilguero) de John Crowley (2019

THEODORE DECKER TENÍA SOLO 13 AÑOS CUANDO SU MADRE FUE MATADA EN UN INCIDENTE DE BOMBARDEO TERRORISTA EN EL MUSEO DE ARTE METROPOLITANO DE NUEVA YORK.

Aunque fue adoptada por una familia adinerada del Upper East Side, la desorientadora tragedia cambió el curso de su vida, enviándolo a una odisea emocionante en el mundo de la falsificación de arte, y una existencia llena de dolor y culpa, reinvención y redención, e incluso amor.

A pesar de todo, Theodore se aferra a una esperanza tangible de ese terrible día mientras se tambaleaba entre los escombros y el polvo: una obra de arte invaluable de la Edad de Oro holandesa de un pequeño pájaro encadenado a su percha, pintado al óleo en 1654 por Rembrandt’s alumno más prometedor, Carel Fabritius.

Dirigida por John Crowley, la producción de $ 40 millones de Warner Bros. Pictures de The Goldfinch se basa en la emotiva y aclamada novela de 800 páginas del mismo nombre de la autora estadounidense Donna Tartt. La novela pasó más de 30 semanas en la lista de bestsellers del NY Times y ganó el Premio Pulitzer de ficción 2014, entre otros honores.

Ansel Elgort, protagoniza la película como Theodore, con Nicole Kidman, Oakes Fegley, Aneurin Barnard, Finn Wolfhard, Sarah Paulson, Luke Wilson y Jeffrey Wright en papeles secundarios. El guión de la película fue adaptado del libro de Tartt de Peter Straughan.

Las tareas cinematográficas en The Goldfinch (El jilguero) recayeron en Roger Deakins CBE BSC ASC, su próxima película después de Blade Runner 2049, por la que ganó el Oscar 2018 por cinematografía. La fotografía principal comenzó en Nueva York el 23 de enero de 2018, después de lo cual la producción se trasladó a una variedad de otros lugares, incluidos Ámsterdam y Albuquerque, Nuevo México, concluyendo 64 días de rodaje más tarde, el 24 de abril de 2018. Un pequeño número de sets fueron construido en un almacén en Yonkers, incluido el museo donde tiene lugar la escena de la explosión.

«Nunca había conocido a John antes de trabajar en esta película, pero estaba al tanto de sus otras películas, y me atrajo especialmente Boy A (2007, DF Rob Hardy BSC)», dice Deakins. «El guión de The Goldfinch fue bastante diferente a la novela original de Donna Tartt en términos de estructura. El libro es muy largo y es muy lineal. Nuestro guión prescindió inmediatamente de eso: comenzó al final de la historia y luego volvió a aparecer. Pensé que era una buena manera de hacerlo más accesible en un tiempo razonable frente a la pantalla «.

Aunque muchos cineastas prefieren no leer libros originales adaptados para el cine, por temor a adulterar el guión resultante, Deakins dice que devoró la novela de Tartt antes de recibir el guión, exclamando: «No sé por qué realmente haría alguna diferencia». . Siempre he leído el libro que ha sido la base de una película que hice. Leí The Goldfinch justo después de terminar Blade Runner 2049, y me reuní con John justo después de eso. Sentí que era un proyecto realmente bueno, con una gran historia «.

Deakins dice que él y Crowley no consideraron ninguna referencia cinematográfica o pictórica específica con respecto al aspecto de la película, sino que se centraron en los aspectos prácticos de la filmación en Nueva York, Amsterdam, y en algún lugar que parecía un suburbio de Las Vegas.

«Se trataba más de conocer a John, sus pensamientos y las ubicaciones, para formar una especie de terreno común», explica Deakins. “Esencialmente, las cosas se redujeron a ser la infancia de Theordore en la década de 1980 y los tiempos más contemporáneos de su vida adulta. En realidad, no se trataba de crear diferentes looks de época en sí, sino más bien de aprovechar al máximo cada lugar diferente: la riqueza desvanecida de la familia en Nueva York; contrastando eso con su vida en las afueras de Las Vegas; y diferenciar a aquellos con el período de Amsterdam de su vida posterior «.

«ES UNA VERGÜENZA, PERO NO CREO QUE HAY MUCHAS PELÍCULAS QUE SE ESTÁN HACIENDO AHORA CON HISTORIAS  QUE TE MOVILICEN. ASÍ FUE BUENO VER EL GOLDFINCH HECHO EN UNA PELÍCULA, Y AÚN MEJOR SER PARTE DE ESO.» – ROGER DEAKINS CBE BSC ASC

Deakins enmarcó la producción en una relación de aspecto de 1.85: 1, utilizando su combinación favorita de Alexa, disparando en modo de puerta abierta, principalmente a 800ISO, con lentes Zeiss Master Prime. El paquete de cámara y vidrio fue suministrado por Camera Services en Nueva York, en asociación con Otto Nementz en LA.

“Me gusta la claridad de los Zeiss Master Primes, y no los considero una combinación demasiado fuerte con Alexa. Si quiero suavizar la imagen, lo hago iluminando o exponiendo en el set. Nunca me ha gustado usar filtración, y no recuerdo haber usado un filtro de difusión durante muchos, muchos años «, dice. “En términos de trabajo con lentes en la película, no había nada particularmente inusual, aunque verán que jugamos bastante con poca profundidad de campo y enfoque durante las secuencias de explosión en el museo, ya que esa era una forma de crear un sentimiento abstracto que John quería en esos momentos «.

En cuanto a las LUT, Deakins confiesa: “Empleé la misma LUT que he estado usando desde que comencé a disparar digitalmente, con la que desarrollé originalmente en EFILM para In Time (2011, dir. Andrew Nichol). Lo he ajustado y adaptado para películas como Skyfall (2012, dir. Sam Mendes) y Prisoners (2013, dir. Denis Villeneuve), pero realmente no me gusta manipular la imagen demasiado en la cámara, y no lo hice. No manipule mi LUT para The Goldfinch. Además, no cambio las LUT de una escena a otra, o de una ubicación a otra. Solo uso el LUT y hago cualquier variación de aspecto a través de la iluminación y la exposición «.

Britisch Cinematographer

Deja una respuesta