Barry Ackroyd BSC, DF de “Jason Bourne” de Paul Greengrass (2016)

“JASON BOURNE” ES LA QUINTA PELÍCULA DE LA EXITOSA SERIE DE SUSPENSO DE BOURNE, Y LA SECUELA AL ULTIMATO DE BOURNE (2007) Y EL LEGADO DE BOURNE (2012).

El título de la película fue revelado oficialmente al mundo el 7 de febrero de 2016, durante el Super Bowl 50, aunque la trama exacta se ha mantenido en secreto. Lo que se sabe es que la historia comienza varios años después de la desaparición de Bourne en The Bourne Ultimatum, ya que resurge inesperadamente en un mundo posterior a Snowden que enfrenta un peligro e inestabilidad sin precedentes. Al mismo tiempo, se ha creado un nuevo programa para cazar a Bourne mientras intenta encontrar respuestas a su pasado y a su familia.

Protagonizada por Matt Damon a la cabeza, junto a Julia Stiles, Alicia Vikander, Vincent Cassel y Tommy Lee Jones, la producción de Universal Pictures de $ 120 millones está dirigida por Paul Greengrass, coescrita por Greengrass y Christopher Rouse, con Damon y Greengrass entre los productores. Es la tercera salida del director en la franquicia Bourne, ya que anteriormente dirigió The Bourne Supremacy (2004) y The Bourne Ultimatum. Jason Bourne también marca la cuarta colaboración entre el director y director de fotografía Barry Ackroyd BSC, reconocido por la libertad de su estilo de encuadre, ya que la pareja ha colaborado en United 93 (2006), Green Zone (2010) y el Capitán Phillips (2013).

Ackroyd pasó un año trabajando en la producción, comenzando la preparación en mayo de 2015 y comenzando la fotografía principal en septiembre después de una exploración exhaustiva. La filmación tuvo lugar en múltiples lugares, incluido Tenerife, que se duplicó para escenas ambientadas en Grecia, el complejo y casino Aria en Las Vegas, los jardines de la Constitución en Washington DC, en Londres en las estaciones de tren de Paddington y Woolwich, el área de Kreuzberg de Berlín, así como Roma e Islandia. La mayoría de los interiores fueron filmados en escenarios en Warner Bros. Studios Leavesden. Después de que se completaron varias recogidas, la producción de la película terminó a fines de abril de 2016, después de lo cual el cinematógrafo se sumergió en la calificación final de DI.

Ron Prince se encontró con Ackroyd mientras se preparaba para su próxima misión en los Estados Unidos con Kathryn Bigelow.

¿Cuáles fueron tus primeros pensamientos al leer el guión de Jason Bourne?

Barry Ackroyd: Es una película donde Bourne redescubre sus raíces, por lo que es un nuevo capítulo en la historia en lugar de ser un reinicio. Pensé que era una película inteligente dirigida a un público inteligente, hecha por personas inteligentes, con quienes me refiero a Matt y Paul, y esa es una gran parte de su atractivo. También reflexioné sobre cómo las películas Bourne de Paul son la esencia de la marca Bourne. Fue un «sí» automático de mi parte cuando Paul me preguntó si estaba interesado en rodar la próxima película de la franquicia.

¿Cuáles fueron sus conversaciones iniciales con Paul sobre el rodaje de la película?

Barry Ackroyd: Creo que Paul y yo compartimos un vocabulario cinematográfico, basado en trabajar juntos en otras películas durante muchos años. Ambos tenemos un estilo de cine de observación, y le gusta la forma particular en que lo logro para él. Es un estilo que existe en todas mis películas, por lo que fue un saludo obvio para adaptarse a esta película.

Escribí un documento informativo para el estudio, que también se entregó más tarde al equipo de cámaras, para describir nuestro estilo cinematográfico. Describí documentales de la década de 1960 realizados por directores revolucionarios, incluido D.A. Pennebaker, Richard Leacock y Robert Drew, que cambiaron la forma en que podíamos mirar el mundo. Escribí sobre cómo la cámara debería estar suelta y libre, y utilicé la famosa cita de Leacock donde dice: «Solo dispara y dispara y dispara. Atornilla el trípode.

Nuestro plan era simple: filmar lo que estaba frente a nosotros, desde múltiples posiciones de cámara y con libertad de movimiento, hasta que capturamos la esencia de la historia. Para mí, todo esto parece absolutamente natural y completamente obvio, incluso si es un poco casual. Este estilo curioso y observacional, de hecho, provino de Canadá y los Estados Unidos, pero extrañamente los estudios no se dan cuenta. Pero para mí ahora es un estilo británico. Espero que piensen que es revolucionario, tal vez porque no conectan el documental y las características de la misma manera que nosotros. En última instancia, le da a este tipo de thriller de acción una ventaja.

¿Qué referencias creativas investigaste?

Barry Ackroyd: Junto con los documentales, obviamente vimos “The Bourne Supremacy” y “The Bourne Ultimatum”, así como algunas grandes películas de la década de 1970, como “La conexión francesa” (1971, dir. William Friedkin, DF Owen Roizman ASC), “El ultmo testigo” (1976, dir. Alan J Pakula, DF Gordon Willis ASC) y “Todos los hombres del Presidente” (1976, dir. Alan J Pakula, DP Gordon Willis ASC). Estos fueron los cineastas que primero fueron influenciados por los mismos documentales, y aunque los estilos son diferentes, el drama realmente impacta en ti. No tenían miedo de tener múltiples perspectivas en una escena y de entrelazar la acción y la historia para crear una verdad.

Entonces, ¿cómo hiciste para crear el estilo documental de forma libre y perspectiva múltiple para Jason Bourne?

Barry Ackroyd: Se trata de ser simple, consciente, hábil y bien preparado. Decidimos tener tres o, a veces, cuatro cámaras en cada escena, disparando desde diferentes perspectivas, con un marco individual pero complementario. El plan era disparar tomas largas, para que se sintiera real y creíble, como si tú también estuvieras allí. Se siente como un estilo de disparar y correr, aunque en realidad estábamos muy preparados para ello. Creo que a los actores les gusta esta forma de capturar la acción desde múltiples perspectivas simultáneas, y garantiza que no se pierda nada, siempre está en la cámara.

¿Quién fue el equipo de cámara que apoyó su modus operandus?

Barry Ackroyd: Elegí operadores de cámara que tienen la misma sensibilidad que yo y que también tienen la flexibilidad de cambiar su enfoque durante la producción. Todos fueron geniales: Ollie Driscoll, con quien he trabajado durante décadas; Josh Medak que trabajó conmigo en The Big Short; y Chris McGuire, quien le disparó al famoso Steadicam de siete minutos de un disparo en True Detective de HBO. Conmigo incluido, teníamos cuatro operadores, pero no había una demarcación tradicional de los roles de cámara A, B, C o D. Más bien, miramos cada escena y discutimos qué ángulos y perspectivas se adaptaban a cada operador, y luego intercambiamos entre las diferentes combinaciones de cámara y lente. Para cualquier escena, podríamos haber tenido un trío de cámaras de 35 mm, una con un zoom largo en un monopié, otra con una Steadicam y otra de mano con un zoom corto, más una cámara de 16 mm. Cada uno de nosotros tiene ligeras variaciones en la forma en que enmarcamos, y fue una combinación de ojos, los míos, Chris, Josh o Ollie, los que interpretaron lo que Paul quería.

¿Cómo decidiste filmar película versus digital?

Barry Ackroyd: Filmamos en una película porque eso es lo que hacemos. El cine es siempre la primera opción. Además de tener la mejor calidad de imagen y propiedades como un hermoso desenfoque de movimiento, la película también es UHD por defecto, lo que le da un elemento a prueba de futuro. El formato principal de Jason Bourne es de 35 mm, con algunos super 16 mm utilizados para la cámara de estilo más observacional. Decidimos usar la tecnología digital porque la segunda unidad tenía acrobacias complicadas para filmar por la noche, con accidentes automovilísticos y varias cámaras, y necesitaban saber que estaban recibiendo las tomas allí mismo. Debido a esto, nosotros, en la unidad principal, decidimos hacer que estas secuencias fluyan juntas usando el formato digital Alexa. También ayudó a disparar digitalmente cuando algunas de las ubicaciones, como dentro del casino, simplemente no podían ser alteradas. Yo diría que la proporción de la película es de aproximadamente 60% de película y 40% digital, y todo lo que filmamos digitalmente en última instancia tenía que encajar con el aspecto cinematográfico que ya habíamos establecido.

«DECIDIMOS TENER TRES O CUATRO CÁMARAS EN CADA ESCENA, DISPONIENDO DESDE DIFERENTES PERSPECTIVAS, CON INDIVIDUOS PERO MARCOS COMPLEMENTARIOS. EL PLAN ERA TOMAR LARGAS TOMAS, PARA HACERLO SENTIR REAL Y CREIBLE, COMO USTED TAMBIÉN ESTÁ ALLÍ». BARRY ACKROYD BSC

¿Qué cámaras y lentes seleccionaste?

Barry Ackroyd: Utilizamos cámaras de película Aaton Penelope 35 mm y Aaton XTR 16 mm, además de ARRI Alexa XT que filmaron ARRIRAW. Estos se equiparon de manera variada con mi selección habitual y preferida de fuertes teleobjetivos y lentes gran angular. Los zooms de 35 mm incluyen: Fujinon 19-90 mm (T2.9), Angenieux 24-290 mm (T2.8), Angenieux 15-40 mm (T2.6), TLS 80-200 mm (T2.8) y Panavision Primo (3- 1) 135-420 mm (T2.8). También tuvimos una docena de Ultra Primes que van desde 20 mm a 180 mm, además de varias Super Velocidades (T1.3) de 18 mm a 85 mm. Los zooms de 16 mm que utilizamos fueron Canon 8-64 mm (T2.4) y 11-165 mm (T2.5). Panavision nos suministró y envió los paquetes de cámaras y lentes.

¿Qué acciones de película seleccionaste y por qué?

Barry Ackroyd: Para los 35 mm fui con Kodak 5219 (500T) y Kodak 5207 (250D). Las existencias de 16 mm fueron Kodak 7219 (500T) y Kodak 7207 (250D). Utilicé las existencias de tungsteno para escenas nocturnas e interiores, y la luz del día 250 ASA para tomas exteriores. Estas son acciones que he usado en muchas películas. Son familiares y dan un nivel de grano y textura que le permite saber que esto fue filmado con celuloide. Procesamos todo a través de iDailies en Londres, y revisamos los diarios a través de Pix, o en un iPad precargado siempre que la conexión WiFi no era lo suficientemente rápida.

¿Cuéntanos sobre tu estrategia de iluminación?

Barry Ackroyd: Tengo que aplaudir a Harry Wiggins, mi jefe de iluminación, y Jay Kemp, mi jefe de EE. UU., Y sus grandes equipos de electricistas, por entender las amplias pinceladas de lo que quería. Tanto Harry como Jay pre-iluminarían con precisión las escenas prometedoras según mis instrucciones precisas, y luego estarían listos para ayudarme a refinar la iluminación el día del rodaje. Nunca intentamos imponer una mirada, más bien se trataba más de crear una atmósfera y dejar que el drama viniera de la realidad de las actuaciones.

Jason Bourne es una película muy colorida pero oscura. Acentué la luz azul militarista del centro de la CIA incorporando accesorios fluorescentes azules, y adopté el amarillo del alumbrado público de sodio en las escenas de Grecia usando LRX Scorpions con el tinte de paja 013 de Lee Filters.

Utilizamos luces de la serie M de ARRI con LRX Singles para introducir la luz del día en los interiores de Aldermaston, y cuando la acción se fue a los desagües pluviales, desplegamos paneles ARRI S60C Skypanel con un color muy saturado para crear una apariencia ambiental debajo de las calles. Intentamos construir luces en conjuntos lo más posible, y utilizamos todo tipo de luces que funcionan con baterías: Kinoflo Celeb 200 y 400s, BBS’s Area 48 y LED Flyer, además de TheLight’s Velvet 1×1, para envolver la luz de forma natural alrededor de los actores, lo que ayudó a mantener nuestras configuraciones de cámara fluidas y en movimiento rápido.

Cuéntanos sobre la DI?

Barry Ackroyd: El DI es una parte muy importante del proceso de filmación. Ahora es necesario tener la calificación final en 2K y 4K para entregables en HD y UHD, además de un pase HDR (High Dynamic Range) para agregar negros más profundos, etc. Para esto tengo que dar crédito a Rob Pizzey, colorista en Goldcrest, por su valioso aporte, con quien anteriormente había trabajado en Green Zone y el Capitán Philips.

Gran parte del trabajo de DI en Jason Bourne parecía ser principalmente para racionalizar el aspecto tomado de las múltiples cámaras, acorralar la película y el metraje digital y hacer que se sientan cómodamente foto tras foto. Solo ocasionalmente tuvimos que agregar o reducir el grano. El otro gran trabajo en el DI es, por supuesto, agregar las tomas de efectos visuales a medida que terminan. Double Negative nos dio excelentes efectos visuales que son invisibles pero vitales para la película terminada. En general, creo que logramos un aspecto hermoso y coherente y muy Bourne.

¿Cómo te empujó esta producción?

Barry Ackroyd: Estoy demasiado cerca para mencionar algo específico en este momento, pero pregúntame de nuevo en un par de años y te daré una mejor idea. En general, diría que nada de eso fue fácil. Fue un año en desarrollo, y esta producción me llevó a más lugares de los que probablemente había estado antes durante una sola producción. Los cinematógrafos tienen que tomar decisiones críticas bajo presión, y esa es la norma. Pero estas decisiones tal vez no sean tan tensas ni tan difíciles como lo fueron hace 20 años. La experiencia es la clave, no hay atajos a la hora de decidir cuál es el mejor camino a seguir, cuando todo es posible. No estoy diciendo que hicimos todo bien, pero hicimos lo suficiente para sobrevivir. Esa es posiblemente la razón por la cual las carreras de los cineastas continúan durante tanto tiempo.

¿Cuál es tu sensación general después de completar la película?

Barry Ackroyd: Tuve la suerte de trabajar con un gran equipo, que hizo un trabajo increíble y que nos hizo a Paul y a mí infinitamente felices. Creo que la película refleja eso de alguna manera. Tenemos una forma particular de trabajar, y algunos de mis métodos son bastante toscos, pero afortunadamente el equipo sigue regresando y eso es suficiente recompensa. Empiezo a rodar una nueva película de Kathryn Bigelow muy pronto, y es bueno saber que parte del mismo equipo estará allí. Entonces quizás debo estar haciendo algo bien.

Britisch Cinematographer

Deja un comentario