Oliver Stapleton BSC, DF de «No tengas miedo a la oscuridad» de Troy Nixey

LA CINEMATOGRAFÍA EN NO TENGAS MIEDO A LA OSCURIDAD, COMO SU TÍTULO PODRÍA INSINUAR, TE INVITA A UNA NOSTALGIA DEL GÉNERO DE TERROR. EL VETERANO DIRECTOR DE FOTOGRAFÍA OLIVER STAPLETON BSC HA REVIVIDO UNA BUENA Y ANTIGUA PELÍCULA DE TERROR CON LA AYUDA DEL RECIÉN LLEGADO DIRECTOR TROY NIXEY Y EL MAESTRO DE LO MACABRO, GUILLERMO DEL TORO COMO GUIONISTA.

Stapleton sabía al entrar en el proyecto que la cadencia de Del Toro para lo extraño y lo mundano lo desafiaría como director de fotografía, y estaba preparado para la tarea.

«Guillermo disfruta el lado oscuro de la vida», dice Stapleton, «pero de una manera muy cinematográfica y lúdica. Esto es como la luz del laberinto del fauno. Es aterrador en algunos aspectos, pero mientras que el Laberinto del fauno realmente se metió en el lado oscuro de la naturaleza humana de una manera muy profunda, profunda y casi mística, esta película es más sencilla, con criaturas y cosas así subiendo por las tuberías de drenaje ”.

Stapleton, conocido por grandes como Las reglas de la vida (Lasse Hallström  1999) y La propuesta (Anne Fletcher 2009), y clásicos de culto como Los timadores (Stephen Frears 1990), fue abordado por primera vez por el productor Mark Johnson para la franquicia de Narnia hace años. Stapleton acababa de terminar un proyecto y tiene la política de no comenzar una película inmediatamente después de terminar otra, por lo que la rechazó. Pero, abrió una conexión con Johnson y los dos se mantuvieron unidos a lo largo de los años. Sin embargo, el hecho de que una película de terror estaba en su lista de deseos, que Del Toro estaba adjunto y que después de leer el guión estaba tan intrigado, decidió unirse al equipo. «Lo que inicialmente parecía un desastre para mí, como director de fotografía, resultó ser una colaboración increíblemente interesante», explica Stapleton. “La personalidad de Troy se mezcló maravillosamente con el comportamiento muy conocedor, sucinto y generoso de Guillermo; nunca fue reactivo y siempre se empapó de lo que Guillermo nos estaba dando. También aprendí mucho de los antecedentes de Troy en artes gráficas”.

Cuando Stapleton recibió inicialmente el guión, no le gustó la idea. «Prefiero trabajar con mis iguales, si no con mis superiores», comenta sobre Nixey. «De lo contrario, estás en el papel equivocado en el lugar equivocado, una especie de situación de la escuela de cine, con nuevos directores».

La película, una nueva versión de la producción de 1973 ABC TV del mismo nombre, se rodó en Melbourne, Australia, en Central City Studios. Stapleton comenta que todos los principales centros de filmación tienen equipos excelentes en la actualidad, y Melbourne no es la excepción. “He tenido mucha suerte con mis equipos», dice, «porque los buenos siempre parecen estar disponibles cuando estoy cerca».

El equipo de cámaras en No se teme a la oscuridad  (Troy Nixey 2010), estaba compuesto por Peter McCaffrey como operador de cámara A / Steadicam, «El increíblemente talentoso, ir al australiano Steadicam», comenta Stapleton),  primer asistente de cámara A-Tov Belling ,  2do. asistente de cámara A-Lee Mariano, cargador de películas Ben Bryan, operador de cámara B-Darrin Keough, 1º asistente de cámara B-Ricky Schamburg,    2do. asistente de cámara B Dora Krolikowska, capataz Karl Engeler y agarre con llave David Nichols.

Un Arricam y dos Moviecams, junto con los lentes Cooke S4, el zoom Optimo de 17-85 mm y los lentes con zoom de 24-290 mm, utilizados para la película, pertenecían a Stapleton. Comenzó a acumular su propia colección de equipos hace unos treinta años, principalmente porque se hartó de alquilar equipos que a menudo eran defectuosos o problemáticos. «Me gusta la familiaridad de saber exactamente con qué equipo estoy trabajando».

En sintonía con el aspecto retro de terror, No se teme a la oscuridad se filmó en Fuji Eterna Vivid 500T 8547 y Fuji Eterna 250D 8563 con una relación de aspecto de 1: 85. Además del hecho de que Del Toro y Nixey querían mantenerse alejados de la cámara en mano, el aspecto DSLR, y optaban por el estilo visual clásico de la película de terror, también había una razón muy simple y técnica para elegir la película. «Si entras en un pasillo oscuro en una casa vieja que tiene vidrieras, y pones un poco de humo atmosférico en la habitación, entonces atraviesas mucha luz a través de las ventanas, la película puede captar esos detalles», explica Stapleton. “Especialmente la película de alta velocidad de Fuji que utilizamos, es muy buena para retener reflejos en partes muy brillantes de la toma. Esa es la mayor debilidad de lo digital «.

Stapleton cree que lo digital es un poco mejor en 2011, pero en 2009, cuando filmaron la película, lo digital no habría podido rescatar la información que se pierde al empujar las luces brillantes a través de una vidriera hacia una habitación oscura. «Esa información simplemente se caería de la parte superior de la escala», explica. “Entras e intentas aplastarlo, pero no estaría allí. Literalmente se habría caído del chip. Con la película, los aspectos más destacados se reducen mucho más lentamente para que pueda retirar los detalles de una toma sobreexpuesta de 4 o 5 pasos de diafragma ”.

«SI ENTRAS EN UN PASILLO OSCURO EN UNA CASA VIEJA QUE TIENE VIDRIERAS, Y PONES UN POCO DE HUMO ATMOSFÉRICO EN LA HABITACIÓN, ENTONCES PONES MUCHA LUZ A TRAVÉS DE LAS VENTANAS, LA PELÍCULA PUEDE CAPTAR ESOS DETALLES, ESPECIALMENTE EL FUJI PELÍCULA DE ALTA VELOCIDAD «. OLIVER STAPLETON BSC.

Los rodajes diarios fueron proporcionados por Neil Wood en Digital Pictures en Melbourne, con la supervisión de efectos visuales realizada por Julian Dimsey en Iloura. Dave Hollingsworth en Park Road Post en Wellington, Nueva Zelanda, con quien Stapleton trabajó anteriormente en The Waterhorse (Jay Russell 2007), era el colorista.

«No me importa el intermediario digital (DI)», dice Stapleton. “De hecho, me encanta de alguna manera debido a su versatilidad. Hay muy pocas películas en las que puedes saltarte un DI, probablemente solo en el ámbito independiente. Pero DI, para mí, es un poco como lo que el iPod ha hecho para soñar. Antes de que apareciera el sonido digital, si estuviera preparado para gastar un par de miles de libras y construir un sistema de alta fidelidad en su casa, podría tener una calidad de sonido fenomenal con un disco de vinilo. Eso es muy similar a imprimir película sobre película y proyectar sobre película: la calidad es muy alta”.

BRITISCH CINEMATOGRAPHER

Deja un comentario