Historia

 

El Proyecto Arqueológico Ambato se inicia en el año 1972 cuando Osvaldo Heredia y José Antonio Pérez Gollán, entran en contacto con la Colección Rosso, en la ciudad de Córdoba, formada por un particular, cuyos objetos provenían del Valle de Ambato, en Catamarca. Al año siguiente se inician los trabajos de investigación en el Valle con las primeras prospecciones en la zona realizadas por Pérez Gollán y Heredia.

Osvaldo Heredia ejercía el cargo de Profesor Adjunto de la Cátedra de Prehistoria y Arqueología de la Escuela de Historia de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba, cargo que había ganado por concurso de antecedentes y oposición, en el año 1971. Ese mismo año se sustancia otro concurso de antecedentes y oposición, de Jefe de Trabajos Prácticos para la misma Cátedra, que obtiene Susana Assandri, quedando así integrada, la misma, con dos cargos, con los que se deberá trabajar con alrededor de 300 alumnos de promoción, por año.

Entre 1973 y 1976 se realizaron cuatro campañas arqueológicas en el Valle en las que participaron docentes y alumnos de la Cátedra de Prehistoria y Arqueología.

Se excavaron seis unidades, cuatro en el fondo del Valle, Martínez 1, 2, 3 y 4 y dos en el Piedemonte El Altillo y Potrerillos.

En estos años se va conformando un grupo de docentes y alumnos que; participan en los cursillos que se dictan en el segundo cuatrimestre, realizan reuniones de lectura y discusión, en torno al Proyecto y participan activamente en las campañas arqueológicas.

Es importante destacar los lazos de amistad y afecto que se desarrollaron, en estos años con los habitantes de Los Castillos, pueblo cercano a los sitios arqueológicos del Valle de Ambato y especialmente con la familia Seco, que albergaba en su patio las carpas que servían de alojamiento en las distintas campañas.

Fruto de este trabajo fueron las presentaciones realizadas en el Tercer Congreso Nacional de Arqueología de Salta, en 1974 y la primera tesis de licenciatura en Historia, sobre el tema, dirigida por Osvaldo Heredia y realizada por Cristina Bedano, Sofía Juez y Dolores Roca. Esta investigación relevó todo el material cerámico de la colección Rosso, produciéndose un primer catálogo de formas así como el análisis iconográfico de estos materiales. Al año siguiente se concretó la publicación en la Revista Relaciones de “Investigaciones arqueológicas en el departamento Ambato, Provincia de Catamarca”,

Al mismo tiempo Alberto Rex González se dedicaba a investigar un centro ceremonial, dentro del mismo Valle, conocido como “Iglesia de los Indios”, publicándose los resultados en “Notas sobre religión y culto en el Noroeste Argentino prehispánico. A propósito de unas figuras antropomorfas del Museo de Berlín” Baessler-Archiv, NeueFolge, Band XXXI. 1983. Berlín

Con el advenimiento de la dictadura militar de 1976, todas estas investigaciones debieron interrumpirse, Heredia y Assandri fueron separados de la Cátedra de Prehistoria y Arqueología de la Universidad, un año antes. Heredia también fue separado de CONICET.

Heredia, Pérez Gollán y otros miembros del equipo debieron emigrar y los que permanecieron en el país se vieron imposibilitados de continuar las investigaciones, a la vez que sufrían la desaparición de algunos integrantes del equipo de investigación de Ambato.

El retorno de la democracia y el apoyo de Alberto Rex González hicieron posible para los integrantes del equipo Ambato, que quedaban en el país, volver a la Facultad de Filosofía y Humanidades, de la Universidad Nacional de Córdoba, en el año 1986, al otorgárseles un lugar de trabajo.

En 1987, Heredia y Pérez regresaron al país y se pusieron nuevamente al frente del Proyecto Ambato.

Esta segunda etapa significó el retorno del equipo Ambato al Instituto de Antropología luego convertido en el Centro de Investigaciones de la Facultad de Filosofía y Humanidades, al fusionarse con la Biblioteca de Americanistas de la Escuela de Historia.

La temprana muerte de Heredia hizo que Pérez asumiera la dirección del equipo, en 1989.

La vuelta al trabajo de campo en el Valle de Ambato y a Los Castillos implicó reencontrase con la familia Seco y recuperar los antiguos afectos y también encontrarse con que los materiales arqueológicos y herramientas habían sido guardados celosamente, desde 1976. Esta relación se mantiene hasta la actualidad facilitando el trabajo a los arqueólogos más jóvenes que se van incorporando al equipo.

Durante este etapa se realizaron prospecciones intensivas en el fondo del Valle de Ambato lo que llevó al descubrimiento de una gran cantidad de sitios de distinta índole; casas de habitación, montículos, canales, terrazas y centros ceremoniales. Producto de este período fue, también la edición de “Arqueología de Ambato” en la Revista Publicaciones del Centro de Investigaciones de la Facultad de Filosofía y Humanidades, en 1991, en la que se presentaron las unidades excavadas en el período 1973-76. En este número no solo se describen y analizan las excavaciones de los distintos sitios si no que se propone una relectura de la Cultura de la Aguada. Esta propuesta ya había sido adelantada por Heredia y Pérez en un seminal artículo de 1986.

A partir de 1993, con la incorporación de Andrés Laguens y Mirta Bonnin al equipo, se comienzan a desarrollaron nuevas líneas de trabajo vinculadas al establecimiento de una cronología absoluta de la ocupación del valle, análisis de antracología, organización espacial, estudios zooarqueológicos, tecnología e iconografía cerámica, colecciones de instrumentos musicales.

En la década del 90 y principios del 2000 se organizaron varias Mesas Redondas de la Cultura Aguada (como la de Catamarca en 1995, la de San Pedro de Atacama, Chile, en 2000 y la de La Rioja en 2003) Desde esas reuniones se comenzaron a concretar escritos grupales dentro del equipo Ambato, donde se plantearon a nivel programático las nuevas líneas de investigación.

Con respecto al trabajo de campo se inició la excavación de nuevos sitios, como el sitio Piedras Blancas y se volvieron a excavar otros del período 73-76, como El Altillo, a la vez que se continuaban las prospecciones arqueológicas.

Desde 1995, los integrantes del Proyecto lograron dictar materias optativas o seminarios en la carrera de Historia de la Facultad de Filosofía y Humanidades, como Ergología y Tecnología, Técnicas de Investigación en Arqueología, Sociedades Complejas, Historia de la Arqueología, Museología y Museografía, Patrimonio y Museos, esto trajo como consecuencia la incorporación al Proyecto Ambato, de alumnos de la carrera de Historia, que luego concretarían varias tesis de licenciatura sobre temáticas referidasa la tecnología cerámica, metalúrgica y el almacenamiento y consumo de comidas.

A su vez se desarrollaron distintas tesis de maestría y doctorado, en diferentes temáticas, organización espacial, antracología, zooarqueología, cultura material e identidades, producción agrícola, paleoambiente y prácticas culinarias.

Texto: Susana Assandri

Sobre la historia de Osvaldo Heredia ver:   Bonnin, M. 2010 “OSVALDO HEREDIA: LOS PROYECTOS DE INVESTIGACIÓN, EL AULA Y OTROS CONTEXTOS DE INSTRUCCIÓN EN LA ARQUEOLOGÍA DE LOS ´60 Y ´70” En Revista del Museo de Antropología 3: 195-204

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *