Gran Bretaña

Los pioneros ingleses estaban familiarizados con la fotografía y con el linternismo. Además de Hepworth, Smith y Williamson, Robert William Paul comerciaba con material fotográfico y de proyección en Brigthon, así como Motthershaw lo hacía en Sheffield. Burch reflexiona sobre el origen social burgués de estos pioneros ingleses que crean filmes, como “aparatos de diversión” para el consumo de la clase obrera urbana. En contraste Pathé en Francia parece haber reclutado a elementos de la clase obrera o popular para crear sus filmes. En lo que se refiere al modo de representación del cine, en plena construcción, y frente al marcado populismo “inocentón” del cine francés, el cine de Williamson, Hepworth y Smith, será considerado un cine burgués. “Robinson Crusoe” (Smith, 1900) supera el proscenio, estilo de Méliès, al intercalar un plano cercano del protagonista. Los realizadores británicos son personas de una vasta cultura, lectores de las grandes novelas del siglo XIX, y visitantes frecuentes de teatros y museos “…los orígenes de clase de estos cineastas y su experiencia con la linterna determinaron los extraños descubrimientos que abundan en su obra.” (Burch, 1991: 110) Construyeron un modo de representación distinto al cine francés (Zecca, Hatot o Méliès). Sin embargo, Smith era empresario de espectáculos semipopulares, al igual que Méliès, y tenía contactos con los franceses, pues se inspiró en el folclore urbano, especialmente el music-hall para crear una serie de escenas cortas, en planos cercanos, luego imitado por Zecca en Francia.

Williamson, Paul, Haggar, Melvyn-Cooper y Mottershaw poseen en sus filmes un carácter de clase, aunque con una tendencia social, “… en favor de los humildes” (Burch, 1991: 108). Hasta 1908-1909, el cine y el público francés e inglés vivían casi la misma situación. Pero, los obreros ingleses tenían mayor tiempo libre para ir al cine debido a la reducción de la jornada laboral.

En el plano de los contenidos se encontraba la insipidez moralizante de Bamforth o Hepworth, en los centros urbanos importantes, pero también había cineastas en regiones periféricas mineras o industriales (Gales, Sheffield o en el propio Londres), como William Haggar, que producían otros contenidos.

Los artesanos burgueses del cine inglés estuvieron en el medio de las batallas del anarcosindicalismo contra las clases dirigentes de Gran Bretaña. Al comienzo, en el cine se toleraron los temas “anarquistas” pero a partir de 1906 los temas y el público se “desproletarizarán” rápidamente con la introducción de una censura nacional. Todo el cine temprano inglés fue de carácter artesanal, tanto Haggar como Hepworth, Smith, Mottershaw o Williamson, en contraste con las creciente industrialización del cine francés y estadounidense, y esto mismo causará su pérdida.

James Williamson

Williamson ofrece el discurso habitual burgués de compasión hacia los pobres como “…sustento sentimental de este sistema de caridad que forma parte de una estrategia de clase en vigor desde mediados del siglo pasado.” (Burch, 1991: 108).

En “Wait till Jack comes home” (Williamson, 1903), un viejo matrimonio obrero, víctima de la mala suerte, es sacado de la miseria por el tan esperado regreso de un hijo que ha prosperado. En “The deserter” (Williamson, 1903), un soldado abandona a escondidas el cuartel para abrazar a sus padres y un magnánimo tribunal militar lo absuelve. Mientras que en, “A reservist before the war and after the war” (Williamson, 1902), un ex-combatiente roba un pan y un policía lo detiene pero se apiada de él.

An Interesting Story (Williamson’s Kinematograph Company, 1905)

Cecil Hepworth

Muchos de los pioneros del cine inglés tenían una gran experiencia con linterna mágica, como Cecil Hepworth (hijo de un célebre linternista profesional) y George Albert Smith, que la utilizaron para presentaciones recreativas o instructivas. Incluso en los comienzos del cine las proyecciones mixtas (películas y linterna) eran frecuentes, por ejemplo “El huracán” de Cecil Hepworth.

Rescued by Rover (Hepworth Manufacturing Company, 1905)

George Albert Smith

El MRP, dice Burch, excluye al espectador de cine que no se identifica con el lenguaje demasiado distante de ese modo de representación. Pero los crecientes aportes de los ingleses Smith, Williamson, de los estadounidenses Hale o Porter comenzarán a construir prácticas de sentido iconográficas espacio-temporales que producirán lentamente la penetración imaginaria del espectador al interior del espacio-tiempo diegéticos, en un proceso de centrado/envolvimiento que constituirá la propia representación del MRI.

Let Me Dream Again (G.A.Smith, 1900)

Robert William Paul

R. W. Paul hace sus aportes principales con los trucajes de “Goaded to anarchy” (Paul, 1906) donde propone un estilo anárquico, a lo Pathé o la Biograph. En, “Hi only pair” (Paul, 1903) muestra un obsceno miserabilismo. Es un cine hecho por burgueses con vocación de edificación popular pensado para las masas obreras, siendo producido por lo menos hasta 1909-10. “Buy your own cherries” (Paul, 1905), “Drink and repetances” (Crick y Sharp, 1905) y “How a British bulldog saved the Union Jack” (Walthurdaw, 1906) presentan de forma humorística los temores fantasmales de la burguesía frente a las capas bajas. Con relatos sobre fechorías de lisiados, borrachos, vagabundos tramposos o falsos ciegos, fueron apreciados indiscutiblemente “…por los pobres respetables, satisfechos al constatar que al fin y al cabo no ocupaban la última fila en la jerarquía social.” (Burch, 1991: 111).

Buy your own cherries (Robert W.Paul, 1904)

William Haggar

William Haggar será un auténtico representante de un cine populista y de feria pero el resto representará la más conformista burguesía. Haggar no era de extracción burguesa y estaba alejado en el plano socio-profesional de los gentlemen-cineastas. Este realizador no había podido ir a la escuela, pero fue músico ambulante y tramoyista de feria. En 1900 con 50 años abrió su propia barraca de cine itinerante, en Gales, llegando a ser la más importante de la época, donde produjo filmes para los mineros de la región. Su producción no tuvo otra ambición que responder a las propias necesidades de un público específico. Hizo un contrato con la Gaumont para que le vendieran bobinas de película virgen, revelado y copias, pero a costa de los derechos de distribución mundial para la productora francesa. “Charles Peace” (Haggar, 1905) sobre una historia real de un delincuente de 1850, según Burch es una obra maestra del cine primitivo mundial, y que caracteriza ejemplarmente al MRP por la representación del espacio en encuadres muy amplios. En el relato Charles Peace es un bribón entrañable que ridiculiza a los policías, dándole el favor del público popular. La autoridad o la burguesía escarnecidas eran temas recurrentes: “Bathing not allowed” (Haggar, 1904), “Brutality rewarded” (Haggar, 1904), “A dash for liberty” (Haggar, 1903). En Gran bretaña en la época de las rebeliones cartistas se les llamaba salmon poachers a los obreros expulsados de las fábricas y perseguidos por la policía que debían vivir de la caza y la pesca furtiva. Todo un cine populista fundaba la imagen del rebelde furtivo de moral anarquizante, en: “A desperate poaching affray” (Haggar, 1903) con un montaje y unas posiciones de cámara adelantados para su época (esbozo de campo-contracampo) en persecuciones y con una pelea final. Se dice que “Charles Peace” junto a “Robbery of a mail coach” (1903), ambas perdidas, habrían servido como modelo para Porter y su filme “The great train robbery” (Porter, 1903).

A desperate poaching affray (W. Haggar, 1903)

Frank Mottershaw

Fue un pionero de las persecuciones fílmicas dentro del gran movimiento innovador del cine británico. Fue fotógrafo y empresario en Sheffield, fundando una productora en 1899. La Sheffield Photographic Co. apuntaba sus filmes al público local de obreros y artesanos, dando un carácter populista a sus contenidos. Así como el estilo de Hagar, los filmes de Mottershaw eran notables por la cruda violencia desprovista de toda sensiblería, diferenciándose de los gentlemen-cineastas (Hepworth, Williamson y otros) y del populismo del cine francés. “A daring daylight burglary” (Mottershaw, 1903) alienta la delación en nombre del orden y consenso social donde la autoridad gana finalmente. Otras como “An eccentric burglar” (1906), “The electric thief” (1906), “The Bobby’s downfall” (1906), de ideología anarquista, como los salmon poachers, ridiculizaban a la autoridad.

Daring Daylight Burglary (Mottershaw Sheffield Photographic Company, 1903)

Alf Collins

Collins realizará para la Gaumont, filmes de tendencia populista con escenas de la vida de las villa-miserias o barracas obreras y con algún tono subversivo complaciente: “In our valley” (1906), “A lodging house comedy” (1906), “The eviction” (1904), “When extremes meet” (190?).

Casa Bamforth: Life models

Los life models de la Casa Bamforth (fabricante de placas para linternas mágicas y luego productora de cine) fueron una nueva consecuencia del movimiento anti-alcohólico con proyecciones de linterna mágica, en historias edificantes narradas oralmente. Estos life models determinaron “…las extraordinarias “aperturas” del cine inglés en sus primeros años y facilitó, dicho de otra forma, las asombrosas premoniciones del MRI que encontramos en él.” (Burch, 1991: 103). Las técnicas de puesta en escena y en cuadro de los dibujos de los life models ya poseían cierta ubicuidad del punto de vista, con imágenes de diversos tamaños y angulaciones, en un modo de representación mucho más avanzado que lo que se logró luego, en el comienzo del cine. En los mismos pueden verse las influencias adelantadas del primer cine inglés, prefigurando los procedimientos centrales del MRI. En los Life Models se intercalaban eventualmente algunos planos cercanos de los personajes, lo que llamaremos Primer Plano, aunque no eran frecuentes, correspondiendo una idea de montaje y de ubicuidad del punto de vista.

Nuestros bomberos (Linterna mágica, desconocido, 189?)

Sagar Mitchell y James Kenyon

Entre 1900 y 1913 la compañía Mitchell & Kenyon (Blackburn, 1897), fundada por los camarógrafos Sagar Mitchell y James Kenyon fue contratada por distintas empresas de exhibición el encargo de un conjunto de cortometrajes de actualidades publicitados como “filmes locales para un público local”, para registrar distintos eventos en todo el Reino Unido, en un trabajo similar, en algunos aspectos a la obra de los Lumière. Sagar Mitchell y James Kenyon recorrieron el norte de Inglaterra, Escocia, Irlanda y Gales filmando una gran cantidad de cortos documentales que retrataban la vida cotidiana, el trabajo, el ocio y los espectáculos deportivos, las conmemoraciones religiosas de gente de todas las clases sociales en la época del Rey Eduardo. Estos filmes permanecieron olvidados, hasta que en 1994 fueron descubiertas 826 bobinas de nitrato en el sótano de una tienda de fotografía en Blackburn, Lancashire. En el 2000 fueron donadas al British Film Institute que procedió a su restauración, en colaboración con la BBC.

North sea fisheries North Shields (Mitchell & Kenyon, 1901). Varias generaciones de trabajadores entre hombres, niños y adolescentes, en Inglaterra, uno de los mayores sistemas industriales explotadores de esa época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *