Declaración de la Escuela de Letras de la Facultad de Filosofía y Humanidades  en repudio a la judicialización de la protesta estudiantil

 
Tal como ya ha trascendido, el pasado jueves 10 de septiembre la Cámara Federal de Córdoba rechazó los planteos de nulidad realizados por la defensa de lxs 27 estudiantes procesadxs por la toma del Pabellón Argentina en agosto de 2018. De este modo, se ratifica el procesamiento y el expediente vuelve al Juzgado Federal número 1, a cargo de Miguel Vaca Narvaja, para iniciar el juicio oral y público a lxs jóvenes.

Desde la Dirección y el Consejo de la Escuela de Letras manifestamos el más enérgico repudio a este atropello del derecho a la protesta, que criminaliza una acción política legítima, sentando un gravísimo precedente no sólo para nuestra Universidad Nacional de Córdoba sino para la sociedad cordobesa en general.
La toma del Pabellón Argentina fue parte de aquellas históricas jornadas de agosto de 2018, en las que el conflicto universitario contagió a toda una sociedad que se levantó contra los ajustes y recortes de la Alianza Cambiemos, y que abrazó a la educación pública como bandera que supo simbolizar la resistencia contra el despojo neoliberal.

Por una lamentable ironía, o por un oscuro clima de época, el procesamiento a lxs estudiantes se ratifica a días de un levantamiento policial que puso en jaque las bases mismas de la institucionalidad democrática en nuestro país. La salida política de ese grave conflicto sectorial, que incluyó un cerco de personal armado a la Quinta presidencial de Olivos, contrasta con la absurda criminalización de un conflicto pacífico y político que impregnó de impulso democrático a toda la comunidad cordobesa. Un intento de disciplinamiento de la mejor memoria democrática de los últimos años de nuestra institución.

El Portal del Centenario abre nuestra UNC a la sociedad cordobesa con el Monumento a los Reformistas, es decir, conmemorando con orgullo el impulso democrático de la toma del Rectorado por parte de estos valientes jóvenes del ‘18, acto inaugural de nuestra institucionalidad democrática. Cien años más tarde, jóvenes igual de valientes toman sólo un pabellón, y las propias autoridades de la UNC, traicionando el legado reformista que dicen rescatar, dan curso a una vía judicial para resolver un conflicto que nunca fue tal, sino siempre político.

Entre esxs valientes jóvenes de este ’18 hay dos estudiantes de nuestra Escuela de Letras, dos jóvenes muy activas en la vida de nuestra institución, de reconocida militancia por la defensa de la educación púbica y de una universidad más democrática e inclusiva. En estas palabras les damos nuestro apoyo y acompañamiento en este proceso que injustamente están atravesando, y quedamos como comunidad y como institución a disposición para colaborar en lo que sea que pudiera ayudarles en este momento.

La protesta no es delito. Por el contrario, es un derecho y un compromiso de esta universidad, que se asienta sobre un Manifiesto que proclama “bien alto el derecho sagrado a la insurrección” ante cualquier prepotencia, aun con rúbrica judicial. Los reformistas dijeron: “La sanción moral es nuestra. El derecho también. Aquellos pudieron obtener la sanción jurídica, empotrarse en la Ley. No se lo permitimos.” Nosotrxs tampoco lo podemos permitir.

Hacemos un llamamiento a  todas las Facultades de nuestra UNC, a repudiar este procesamiento, que puede derivar en un juicio a realizarse en plena pandemia, con restricciones de movilidad y circulación que harán tanto más necesaria nuestra presencia y acompañamiento. Convocamos a toda nuestra comunidad a mantenernos en estado de alerta y protesta en apoyo a lxs 27 estudiantes de nuestro ’18.

Dirección y Consejo Asesor de la Escuela de Letras de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UNC.

Para adherir a esta declaración haga en el siguiente enlace

Esta entrada fue publicada en Novedades. Guarda el enlace permanente.